EL QUE SE MIRABA LOS ZAPATOS

Cuando vivir no es volver, porque la vida desaparece ante tus ojos, solo cabe una decisión, huir. Pero no es fácil porque no nos han enseñado a abandonar lo que nos han dicho que era bueno para nosotros. Entonces la cotidianidad nos hace vagar moribundos.

Existen momentos concretos donde podemos cambiar esa realidad. Este es uno de ellos:

JACINTO PORTADA AZULUn personaje delirante lleva a tres mujeres a enfrentarse con su intimidad recreada para sobrevivir y a la farsa de una sociedad marcada por la desigualdad. Deberán elegir, permanecer o revelarse.

Prejuicios, contracciones y paradojas recorren con humor imprevisible y salvador vidas colaterales y disparatadas que el azar caprichoso ha puesto en juego provocando una convivencia que será decisiva.

 

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: